Destacados

Cartas al director: Reforma de la "reforma a la reforma"

Escrito por  |  Miércoles, 11 Septiembre 2013 21:20  |  Publicado en Destacados

Señor Director:

El Ejecutivo envió un conjunto de indicaciones (más de 20) al proyecto de ley en actual tramitación que se ha conocido como "la reforma a la reforma procesal penal" (que contenía cerca de 40 modificaciones). Surgen varios temas de interés a propósito de esto.

Lo primero es que se trata de un proyecto de ley que fue presentado al Senado por el propio Ejecutivo solo hace algunos meses, con bastante bombo y platillo. En ese momento el Presidente de la República, en el mensaje del proyecto, lo describió como producto de "un completo análisis del funcionamiento del sistema", en tanto que otras autoridades lo caracterizaron como fruto de "un diagnóstico actualizado". Hoy nos enteramos de que al parecer los estudios no eran tan completos ni los diagnósticos tan actualizados, debido a que -sin que hayan ocurrido hechos nuevos, y transcurrido muy poco tiempo desde su presentación- la autoridad considera necesario producir una indicación equivalentes al 50% de las propuestas originales.

Llama la atención también el liderazgo que ha tenido el senador Espina en su elaboración y en el proceso de discusión parlamentaria proponiendo múltiples indicaciones. Esto debido a que él participó en la comisión de expertos de nueve personas que examinaron las propuestas sobre las cuales se construyó el proyecto, sin que en esa instancia, tal como relatan varios de los comisionados, tuviera una intervención activa en la que haya planteado los temas que hoy le parecen imprescindibles. Todo ello tratándose de muchas cuestiones que ya estaban puestas sobre la mesa de debate y que eran conocidas. Surgen entonces dudas: ¿acaso no se tomó en serio el trabajo de esta comisión?, o ¿tal vez no se quería discutir el mérito de este tipo de planteamientos en un espacio de trabajo de carácter técnico?

En el proyecto original, el Ejecutivo llegó a la conclusión de que una parte importante de los problemas que enfrenta la persecución penal en nuestro país en la actualidad responde a serios problemas de falta de capacitación de las policías y de coordinación entre las diversas agencias estatales en el área. Además, se estableció que esos problemas no podían seguir siendo enfrentados por vía de "subsidiar" el trabajo de las policías dotándolas de más facultades discrecionales y limitando sus controles. Todo ello parece quedar atrás con las indicaciones presentadas, como si el diagnóstico previo hecho por la propia autoridad nunca hubiera existido.

Las indicaciones también insisten en proponer reformas en materias que ya han sido objeto de diversos cambios, como por ejemplo la prisión preventiva, con pocas posibilidades de resolver problemas concretos del sistema y más bien con el serio riesgo de introducir distorsiones y fuertes tensiones con valores constitucionales. Lo anterior nos debiera llevar a reflexionar seriamente acerca de cómo se legisla en nuestro país en el área procesal penal. Lamentablemente, desde hace algún tiempo, se repite un patrón en el trabajo legislativo que tiene como consecuencia que con las reformas legales se avanza menos de lo que se espera, pero en el que se promete mucho más de lo que se puede lograr.

Mauricio Duce J.
Profesor Derecho UDP

Errores de la justicia penal

Escrito por  |  Lunes, 09 Septiembre 2013 01:20  |  Publicado en Destacados

Errores de la justicia penal

En Chile también estamos expuestos a condenas judiciales erróneas. Se advierten serios problemas en el reconocimiento de imputados, y defectos en el uso de la prueba pericial.

 

LA EXPERIENCIA en el ámbito comparado muestra que todos los sistemas de justicia penal están expuestos a cometer errores y que éstos son más frecuentes de lo que se espera. El caso paradigmático se da cuando se condena a un inocente. Estos errores suelen consumarse a través de una decisión judicial, pero normalmente involucran una cadena de actos desarrollados por los distintos actores del sistema, incluyendo el trabajo policial, de los fiscales y de las defensas.

  

La literatura comparada se ha preocupado de estudiar este fenómeno. Así, se han identificado seis factores que incidirían en la producción de errores: (1) problemas con la identificación ocular de imputados, que es mucho menos confiable de lo que se cree; (2) uso de prueba pericial de baja calidad o confiabilidad que lleva a formarse convicción errada de la culpabilidad de un inocente;  (3) uso de confesiones falsas obtenidas por medio de malos procedimientos policiales; (4) uso de testigos mentirosos o poco confiables que el sistema no es capaz de detectar; (5) mal trabajo de las agencias de persecución penal que lleva a enfocarse en un sospechoso y descartar evidencia que incriminaría a otros, o que mostraría la inocencia del imputado; (6) inadecuada representación legal de los imputados que, por desconocimiento de la ley o incumplimiento de deberes profesionales básicos, impide defenderse ante los tribunales en forma seria. Si bien se trata de factores que pueden ser analizados separadamente, es bastante común que varios de ellos concurran al mismo tiempo. 

 

No obstante la gravedad e importancia del tema, éste ha sido objeto de preocupación marginal en nuestro país. En Chile no existen investigaciones que de manera sistemática nos arrojen información acerca de condenas erróneas y sus causas. Con todo, no significa que no estemos expuestos al problema. Es así como existe diversa evidencia referida a casos particulares en los que se han producido condenas erróneas, que muestran que estamos ante un problema que requeriría algo más de preocupación. También existe evidencia empírica que indica que varias de las prácticas descritas en el ámbito comparado se darían con bastante habitualidad en el funcionamiento cotidiano de nuestra justicia penal. Por ejemplo, hay serios problemas en los procedimientos de reconocimientos de los imputados y graves defectos en el uso de la prueba pericial, entre otras. Se suma a ello el valioso trabajo emprendido por la Defensoría Penal Pública de identificar casos de personas que han estado privadas de libertad por tiempos relevantes  en los procesos -en muchos casos más de un año- y luego han sido absueltas. Ese número ha crecido un 103% entre los años 2008 y 2012. Más recientemente, la Defensoría ha dado a conocer el Proyecto Inocentes, destinado a identificar casos de errores del sistema. En él se han identificado 29 casos en los que se documenta la presencia de los problemas descritos previamente y que acreditan que estamos frente a un tema relevante.

 

Todo apunta a que en Chile el problema existe. Afortunadamente estamos a tiempo para adoptar medidas destinadas  a prevenir y evitar una situación más grave. Ello supone tomar conciencia del mismo y tener disposición a cambiar prácticas que generan casos problemáticos.

Reconocimiento de imputados

Escrito por  |  Martes, 06 Agosto 2013 20:00  |  Publicado en Destacados

Señor Director:

Ayer se publicó en "El Mercurio" una carta del señor Claudio Uribe, presidente de la Asociación de Fiscales, referida a la propuesta legislativa destinada a regular los reconocimientos que las víctimas y testigos hacen de los imputados. La carta da cuenta, en primer lugar, de que el señor Uribe no comprende o no conoce los requerimientos mínimos de un reconocimiento confiable de acuerdo con el conocimiento disponible. Existe amplia evidencia que da cuenta que si bien los reconocimientos oculares de la identidad de los imputados son una herramienta muy útil en la investigación criminal, también son una fuente de posibles errores judiciales si es que son mal manejados. De hecho en Estados Unidos los datos disponibles muestran que los reconocimientos erróneos constituyen la principal causa de errores judiciales que han conducido a condenas de personas inocentes. A pesar de que resulta contrario a nuestra intuición, personas honestas y bien intencionadas reconocen y acusan falsamente a inocentes, debido principalmente a procedimientos policiales sugestivos, que son los que el proyecto pretende evitar. Pero además, el señor Uribe se explaya sobre las dificultades para concretar el procedimiento planteado en la operación concreta del sistema. En esto tiene algo de razón. El proyecto no se hace cargo ni soluciona algunos problemas operativos que serían necesarios resolver por ley. Por ejemplo, el problema de la libertad del imputado antes del reconocimiento y la relación de este procedimiento con la detención por flagrancia. Otra parte de los problemas operativos que menciona el fiscal requerirán de coordinación y planificación operativa. Actualmente existen soluciones informáticas muy eficientes. Por ejemplo, un computador con una base de datos de fotografías, a la que se incorpora la del imputado y que las exhibe a la víctima de manera neutral, registrando al mismo tiempo la reacción de esta frente a cada fotografía, puede ser una solución de muy bajo costo y que resuelve buena parte de los problemas de confiabilidad del reconocimiento. 


Página 4 de 4