Alejandra Mera

Alejandra Mera

Licenciada en Ciencias Jurídicas Y Sociales, Universidad de Chile. Magíster en Justicia Criminal y Derechos Humanos, Universidad de Queen’s, Belfast, Irlanda. Estudios de doctorado en el Instituto de Criminología de la Universidad de Cambridge, Inglaterra.

Viernes, 19 Mayo 2017 09:53

Voto de convictos

Señor director:

Luego que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos considerara que Reino Unido violaba los derechos humanos al contemplar una prohibición general de voto a los convictos, el primer ministro de la época señaló que le daba náuseas la posibilidad de permitir que alguien que estaba en la cárcel votara, y desafió constantemente el fallo de la Corte.

La reacción de David Cameron, aunque exagerada, no se aleja de nuestra realidad. Hasta meses atrás, los tribunales chilenos se oponían a la posibilidad de que las personas privadas de libertad votaran, invocando diversas normas jurídicas y técnicas. Este año, sin embargo, la Corte Suprema ha revertido correctamente esta tendencia, señalando que el Servicio Electoral y Gendarmería, al negarse a facilitar el voto, cometen un acto ilegal, violatorio de la legislación interna e internacional que consagra, por ejemplo, el derecho a voto a todos los ciudadanos y a participar en todas las actividades de la vida nacional.

Quedan al menos dos cuestiones pendientes. Primero, que el Servicio Electoral y Gendarmería tomen las medidas para que desde las próximas elecciones se materialice la decisión de la Corte. En segundo lugar, es necesario desafiar la idea de que las personas que han cometido delitos dejan de ser ciudadanos, partícipes de la vida pública. La pena en una sociedad democrática tiene límites, entre los cuales debería contemplarse el respeto a  la condición de ciudadanos de quienes son investigados y sancionados.

Originalmente publicada en Diario La Tercera.